Algunas universidades no dictan cursos que fomentan el pensamiento crítico de los alumnos

Algunas universidades no dictan cursos que fomentan el pensamiento crítico de los alumnos

No hay comentarios

Asignaturas como Filosofía son considerados cursos innecesarios en la malla curricular, cuando deberían ser incluidos porque la calidad de la formación educativa, depende de lograr que cada estudiante desarrolle su propio pensamiento crítico.

Como parte del panel “Educación de calidad”, que se realizó en el marco de la IV Conferencia Académica “Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS): Balance y perspectivas al 2030”, reconocidos expertos del Consorcio de Universidades difundieron sus recientes investigaciones enfocadas a cumplir con el objetivo que lleva el mismo nombre y que busca garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad, y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos.

Estuvieron a cargo del panel los especialistas Patricia Ames Ramello, por la Pontificia Universidad Católica del Perú, María Palacios Vallejo, por la Universidad Peruana Cayetano Heredia, Juan Francisco Castro Carlín, por la Universidad del Pacífico, y Jaime Bailón Maxi, por la Universidad de Lima, quienes explicaron que las investigaciones que se han realizado en los últimos años nos muestran que buscamos una educación equitativa y de calidad, pero que todavía tenemos una gran desigualdad “debemos debatir más nuestras medidas de calidad”, señalo Patricia Ames, quien agregó que tenemos que aspirar a una educación libre de violencia, porque la violencia impacta en el rendimiento de los niños y las niñas. “La violencia ahuyenta a las niñas y adolescentes de la escuela ¿Cómo enfrenta nuestro sistema educativo este factor?”, destacó. Dijo también que las investigaciones promoverán una mayor calidad educativa cuando estén enfocadas en la interculturalidad, cuando hagan frente a cada uno de los distintos proyectos de vida de la juventud peruana, sin generar falsas expectativas sobre lo que se les puede brindar.

Por su parte, Jaime Bailón afirmó que no se está incluyendo el lado político en la formación de los niños y jóvenes “Analizamos la educación desde el campo pedagógico y no tomamos en cuenta al Estado, y esto es crucial”. Agregó que actualmente tienen más importancia organismos supranacionales como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional y los Estados son solo operadores. En ese escenario, debemos pensar en cómo reformular la formación que se le va a dar a los jóvenes mediante un Estado que no tiene recursos. Otro punto importante a considerar es que la esencia de la tecnología es el software, es la base, por eso necesitamos un brazo humano muy fuerte que aún no se aprecia, eso es un enorme reto “Cómo darles a los jóvenes una formación que se adecúe a ellos, con la tecnología digital como base, teniendo un Estado debilitado”, remarcó.

Respecto de las experiencias exitosas logradas por el gobierno, Juan Francisco Castro comentó que Cunamás es una experiencia exitosa en el desarrollo de habilidades de los chicos, en el ámbito rural “hay evidencia sólida de que el acceso a preescolar incide en estas habilidades cognitivas en los niños”. En cuanto a la educación básica, hay mejoras en el aprendizaje, pero, como investigadores, qué sabemos sobre qué está detrás de esas mejoras, hay resultados que dicen que el rápido acceso a materiales educativos tiene mucho que ver, por eso se han visto mejoras cuando los materiales educativos han llegado a los colegios a inicios del año escolar, y no en el mes de julio como llegaban antes. Por supuesto, también es importante el acompañamiento docente, mencionó.

En tanto, María Palacios indicó que no existe un significado unívoco sobre calidad en el Perú, ni sabemos cuántos conceptos de calidad existen, “medirla supone tratar de construir un concepto común de calidad educativa” que debe considerar los múltiples conceptos que hay en el Perú, por qué no entiende lo mismo en cada lugar. Puntualizó que la principal fuente de evidencia de la calidad proviene de las evaluaciones, por eso tenemos el reto de construir evidencia no solo de las evaluaciones de rendimiento, sino también de la investigación académica de procesos y la sistematización. “Evaluaciones de impacto recién se han empezado a hacer, son bastante tempranas, a pesar de que nos brindan información clave”.

En ese sentido, explicaron que discutir más el concepto de calidad desde una visión intercultural es un tema clave. Asimismo, debemos preguntarnos cómo compensamos las desigualdades en los niños pequeños, esto también se ve en las tecnologías, cómo acceden a ellas algunos en menor o mayor grado; cuál es la incidencia de la violencia y lo importante que es contar con más información al respecto, ya que el 80% de los niños peruanos ha vivido violencia en algún momento de su carrera educativa; dinámicas, causas, consecuencias y alternativas, porque no solo es cuestión de valores, sino también de estructura: clase, economía, etc.; para qué estamos preparando a nuestros jóvenes, qué modelo de desarrollo alternativo es viable, por qué en muchas universidades no se enseña Filosofía si este curso te ayuda a tener un pensamiento más crítico; se está atrayendo a los profesores con el bono para trabajar en zona rural; cuál es el alcance a nivel emocional del acceso al preescolar; cuáles son los mecanismos de Cunamás; qué hace la educación inicial en los niños de 3 a 5 años y que debería hacer en los niños de 0 a 3 años; con qué grado de calidad terminan la secundaria los chicos; cómo toma decisiones el docente y cómo gestiona el curriculum escolar en la escuela; cuál es la calidad y la pertinencia de las evaluaciones de nombramiento, por ejemplo; y cómo evolucionan las actitudes de los docentes frente a las evaluaciones, son algunas de las líneas de investigación que aún nos falta explorar más y que es necesario profundizar para lograr la calidad esperada en la educación.

Retos del Consorcio

Los expertos señalaron también que el Consorcio de Universidades tiene muchos retos en la actualidad y de cara al 2030. Tenemos como reto investigar más a los docentes, por ejemplo, cómo están sus remuneraciones. “No podemos saltarnos a estos actores claves en la educación”, dijo Patricia Ames. Además, las universidades tienen el rol de que sus investigaciones también aborden cómo es el acceso a la educación para las personas mayores y a lo largo de la vida: “la famosa nocturna es una educación que recibe poca atención, allí debemos participar de modo más sistemático”, añadió.

Otro reto muy importante al que debemos apuntar es a no aspirar a los modelos de desarrollo de países del primer mundo, porque ellos tienen otra realidad. “Tenemos que buscar algo viable para nuestro país… En los próximos tres años, tendremos una caída del empleo terrible porque la digitalización contribuye con la precarización del empleo, y allí la universidad allí tiene tareas enormes”, afirmó Jaime Bailón.

Asimismo, repensar el concepto de calidad puede ser un gran aporte de las universidades en la educación superior. También “debemos darle importancia a saber más de la práctica pedagógica, porque no sabemos mucho de eso, de lo que pasa dentro del aula”, señaló Juan Francisco Castro y precisó que siempre hay que tener en cuenta que las habilidades del niño dependen de todo lo que le pasó desde que fue concebido.

Cabe destacar que para lograr los objetivos de desarrollo sostenible es muy importante el modelo de desarrollo del mundo rural y “el Consorcio debe dar una propuesta sobre este tema, porque la brecha es enorme aquí y, mientras no se cierre, seguiremos teniendo indicadores de desigualdad idénticos a los que tenemos hoy”, indicó María Palacios. Para ello, es indispensable pasar de investigaciones de cobertura a las de procesos de aprendizajes, lo que implica entrar en el aula, y esto quiere decir que necesitamos hacer un cambio fundamental en los equipos de investigación: el de incorporar en esos equipos a pedagogos que quieran hacer investigaciones en las aulas. El maestro es un actor principal.

About the author:

Déjanos un comentario

Back to Top